El término inteligencia artificial sigue pareciendo sacado de ciencia ficción, sin embargo, hace tiempo que abandonó este espectro para llegar a nuestras vidas, se podría decir que aún se encuentra en una fase inicial, pero su impacto podría ser tan grande como la revolución que generó el internet. La inteligencia artificial se ha podido aplicar en una gran diversidad de sectores como salud, finanzas, transporte, educación, entre otros.

Y sin duda alguna, el sector de la ciberseguridad es uno de los más interesados en aplicarla. Este sector se caracteriza por una veloz y constante evolución en los métodos que utilizan para garantizar la seguridad y no dejarse rebasar por los cibercriminales que siempre buscan estar un paso adelante.

Las aplicaciones más utilizadas de la inteligencia artificial en el sector de la ciberseguridad son: el machine learning, un método que permite la creación de sistemas que puedan aprender rápidamente a identificar patrones y el deep learning, una técnica que funciona básicamente como una red neuronal, que utiliza capas profundas en la toma de decisiones para poder aprender actividades y razonamientos. Estas técnicas se pueden aplicar en la identificación de fraudes, en el análisis de imágenes para reconocimiento facial, reconocimiento de voz y la detección de amenazas en tiempo real.

Por la contraparte, el uso que se ha podido detectar que los cibercriminales le dan a la inteligencia artificial es la resolución de captchas, desarrollo de malware para poder saltar protecciones de antivirus, nuevos modelos de ransomware y su uso para desarrollar campañas maliciosas. El poder de la inteligencia artificial al ser tan grande es muy riesgoso en manos equivocadas, por lo que se estará en constante evolución e investigación para identificar los riesgos que tiene su uso.

Las aplicaciones ya conocidas continúan desarrollándose constantemente, aún falta tiempo para entender toda la implicación que tendrá en un futuro y qué cambios traerá consigo. Algunos países, entendiendo el impacto que tendrá la inteligencia artificial, se han pronunciado al respecto y han comenzado con la creación de regulaciones para el empleo de inteligencia artificial; estas medidas se han tomado considerando el riesgo de inteligencia artificial, buscan regular su uso y que su aplicación sea solo para casos legales y necesarios.

Como resumen, podemos decir que la inteligencia artificial y la ciberseguridad pueden utilizarse tanto para reforzarse como para deteriorarse mutuamente, por lo que es importante mantenerse informado sobre sus avances y actualizaciones.