Podemos definir al Internet de las Cosas como el proceso que permite conectar elementos físicos a internet, estoy incluye desde objetos de uso cotidiano como accesorios personales, hasta dispositivos inteligentes de uso en sectores como salud o industrial. Este término hace referencia a todos los sistemas de dispositivos físicos que reciben y transfieren datos a través de redes inalámbricas con mínima intervención humana gracias a la integración de dispositivos informáticos en toda clase de objetos.

El 60% de la población mundial está conectada a internet, estamos en la era de la interconexión. El internet de las cosas es la interconexión digital entre dispositivos, personas y el internet que permite el intercambio de datos entre ellos y de esta manera poder capturar información sobre la utilización de los dispositivos para detectar patrones, hacer sugerencias, mejorar la eficiencia y crear una mejor experiencia para el usuario.

Los dispositivos del internet de las cosas se conectan con un proceso llamado M2M (máquina a máquina) en el cual dos dispositivos cualquiera se comunican entre sí utilizando cualquier tipo de conectividad, ya sea cable, Wi-Fi, Bluetooth, entre otros, y hacen su trabajo sin que un humano intervenga. Esto es posible por el uso de sensores y chips específicos que se encuentran en los dispositivos.

En nuestra vida cotidiana podemos ver muchos objetos conectados que forman parte del internet de las cosas. Un ejemplo son los altavoces inteligentes como Alexa de Amazon o Siri de Apple, que se encuentran conectados a la red de redes para obtener información e interactuar con otros dispositivos para que podamos controlarlos con comandos de voz. Otros ejemplos son: los robos aspiradores, las casas inteligentes que controlan la temperatura del ambiente, las luces, las puertas, ventanas, etc; sin embargo el mayor ejemplo y el que promete causar un mayor impacto es el de vehículos autónomos, en la actualidad aún se considera que se encuentra en pasos tempranos, pero tendrá un enorme cambio en la forma en la que se mueve el mundo.

Se podría decir que el internet de las cosas no almacena datos de conocimiento humano, sino que almacena el comportamiento humano y la manera en la que interactuamos cotidianamente, una situación que resulta incómoda para ciertas personas, el hecho de que repentinamente tengamos una gran cantidad de ojos y oídos que nos observan y aprenden nuestras rutinas suena un poco perturbador, sin embargo, es un hecho que estos dispositivos nos ayudan a tener una vida más fácil.

Publicado por: Liz